Asegure su coche con nosotros

Si alguna vez se ha parado a pensar para qué sirve un seguro de coche, aquí le damos unas pautas básicas que le ayudarán a entender bien de qué se trata.

Además, con nosotros podrá disfrutar de descuentos de hasta el 70% en su seguro de automóvil. Tenga en cuenta que le ofrecemos las mejores garantías al mejor precio y que incluimos no sólo un vehículo de sustitución por accidente o avería, sino que nuestros seguros también incluyen atropello de animales, tanto cinegéticos como domésticos, asistencia sanitaria ilimintada, servicios de grúa, recusero de multas, etc. Consulte con nosotros el tupo de seguro y las condiciones que mejor se adapten a Ud.

Pida presupuesto online

En primer lugar, es importante saber que el seguro de coche es obligatorio para todos los vehículos que circulen por la Unión Europea y debe estar siempre en vigor para que cubra los daños ocasionados a terceras personas. Esto es así porque, en esencia, se trata de un contrato diseñado para proteger a las víctimas ocasionadas por un accidente de automóvil.

No obstante, la obligación del propietario del vehículo a tener contratado el seguro de coche, con multas de hasta €3.000 en España, contrasta con el hecho de que el conductor sea el responsable del siniestro. Es decir, que la responsabilidad del seguro recae siempre en el conductor culpable, independientemente de que sea o no el propietario de la póliza.

Asimismo, en el afán de satisfacer las necesidades del cliente, las aseguradoras ofrecen habitualmente un amplio abanico de coberturas opcionales, lo que lo convierte en un seguro multirriesgo (diferentes seguros agrupados en una única póliza). Por ejemplo, Responsabilidad Civil Obligatoria, Daños, Robos, Lunas, Asistencia, Defensa Jurídica, etc.

Tipos de seguro de coche

A terceros

Este seguro cubre la responsabilidad civil del conductor frente a una tercera persona, pero no los daños personales ni materiales que el conductor o su coche sufran cuando el conductor sea culpable de ese accidente.

En este caso, no cubre los daños sufridos ni por el vehículo asegurado, ni por el conductor del mismo, aunque sí lo hace con el resto de ocupantes, que también son considerados como terceros. Es la modalidad más económica. En algunos casos incorpora el seguro del conductor y la asistencia

A terceros ampliado

Es la solución intermedia entre los seguros de coche a terceros y a todo riesgo. Son un poco más caros que los seguros a terceros básicos e incluyen, normalmente, lunas, robo e incendio.

De este modo, se cubren los incidentes más comunes y es una buena forma de completar el seguro obligatorio

A todo riesgo

Se llama así porque, además de cubrir los daños a terceros, cubre también los daños propios, es decir, el coche. No hay un modelo estándar, pues cada compañía tiene sus propios seguros a todo riesgo.

No obstante, es común que incluya algunos pluses, como asesoría, asistencia mecánica, cobertura por pérdida de puntos o gestoría legal. Además, en ocasiones y dependiendo de la compañía, el cliente puede elegir entre distintas coberturas complementarias y hacer un “seguro a medida”.

Aparte, el asegurado puede optar por un seguro a todo riesgo con o sin franquicia. En el caso de optar por la franquicia, obtiene las mismas coberturas con la diferencia de que, en caso de accidente, el asegurado deberá pagar una parte fija de los gastos por daños producidos a su coche, establecida en la póliza, lo que supondrá que la compañía y el asegurado comparten los riesgos.

Es interesante saber que, automáticamente, con un seguro a todo riesgo el vehículo queda asegurado ante grandes catástrofes por el Consorcio de Compensación de Seguros.

En cuanto a precio, el seguro a todo riesgo es el más caro, ya que es también el que mayores coberturas ofrece.

seguro-auto-elegir-seguro-cocheFactores del precio

El precio del seguro de coche depende de muchos factores pero, principalmente, de la compañía seleccionada. Aquí tenéis los puntos que pueden haceros encontrar un seguro más barato:

El vehículo: los aspectos generales sobre el valor del vehículo, como el número de caballos, su tipología (coupé, sedán, etc.) o las estadísticas de accidentes de cada modelo son muy relevantes a la hora de tarificar un seguro. Ahora bien, estos factores no afectan por igual a cada modalidad de seguro de tal forma que el precio del coche está muy relacionado con el de la cobertura de daños propios (todo riesgo), pero no necesariamente con el coste de la responsabilidad civil (terceros básico)

El uso del vehículo: cuántos kilómetros se recorren al año, la utilización de más vehículos o la frecuencia en el uso del vehículo pueden ser factores muy relevantes a la hora de cotizar un seguro de coche. De este modo, los conductores ocasionales recorren de media menos kilómetros al año que los conductores principales, pero que tengan menor experiencia conlleva que haya más riesgo de accidentes por kilómetro. En la práctica, sin embargo, son pocas las compañías que verdaderamente utilizan estos factores a la hora de ofrecer un mejor precio, debido a la dificultad de verificar la veracidad de los datos.

El conductor principal: la edad, profesión, uso del coche, lugar de residencia, clima o años de carnet, son factores que determinan el valor de una póliza auto. No paga lo mismo un conductor novel que un señor que lleva veinte años con el carnet. Tampoco tiene el mismo precio el seguro de un cliente que vive en zona de lluvia que el de un asegurado de una región árida.

Historial de siniestralidad: por último, el número de accidentes que hayas tenido en los últimos años supondrán que encuentres un seguro con precio más barato o no. Las compañías tienen muy en cuenta este punto, pues no paga lo mismo una persona que no ha tenido ningún siniestro en los últimos 5 años, que la que ha tenido 10, pues se entiende que esta última es más susceptible de volver a accidentarse.

Coberturas

Las coberturas son los servicios incluidos en la póliza de seguro. Además de las coberturas que libremente se pacten, la póliza incluye siempre las llamadascoberturas básicas, que son las incluidas en la responsabilidad civil obligatoria. A continuación os contamos qué coberturas debería incluir vuestra póliza para lograr el seguro de coche perfecto

1. Responsabilidad Civil Obligatoria

La responsabilidad civil es la obligación que recae en el conductor culpable de indemnizar o satisfacer un capital por el daño ocasionado. La asume la compañía aseguradora y se encarga de los daños corporales y materiales, la asistencia sanitaria y los gastos de sepelio.

2. Lunas

Son las ventanas del coche, tanto de las puertas como delantera y trasera y, habitualmente, las compañías incluyen también el techo solar. Garantiza el valor de las lunas y su colocación.

3. Robo del vehículo y sus accesorios

La compañía se compromete a indemnizar al asegurado en caso de robo del vehículo.

4. Accidentes

También conocido como seguro del conductor o de ocupantes. Cubre toda lesión corporal al asegurado o persona ocupante del vehículo por motivo de un accidente de circulación.

5. Asistencia en viaje

Garantiza prestaciones asistenciales para personas y vehículos.

6. Vehículo sustitución

El vehículo de sustitución es una opción complementaria que ofrecen algunas compañías durante un tiempo determinado con motivo de un siniestro a causa de daños e  incendio, robo o reparación del vehículo.

7. Daños propios

Este seguro cubre los daños efectuados al vehículo asegurado de forma accidental, esté el coche en circulación o en reposo y siempre que el daño lo produzca una causa externa. Estos seguros se pueden contratar con o sin franquicia.

8. Otras coberturas

Además de las mencionadas, las compañías pueden incluir otras coberturas en sus pólizas de seguros de coche, como la defensa penal, el seguro de subsidio por privación temporal del permiso de conducir, el préstamo de reparación o la libre elección de taller.

Contacte con nosotros